Cómo evitar la humedad en tu hogar

La humedad es uno de los factores más desagradables con los que convivir en casa. El ambiente cargado, el mal olor y esa sensación desagradable, hacen de nuestro hogar un espacio cada vez menos acogedor. La humedad es un verdadero problema para muchos hogares, pero afortunadamente hay muchas formas de deshacernos de ella.

En la mayoría de casos, el remedio está en reducir las propias emisiones de agua que producimos con el uso doméstico normal. Cambiando algunos hábitos del día a día encontraremos los remedios más fáciles y efectivos.

¿Quieres conocer cuáles son? Desde Francisco Aragón te facilitaremos algunos consejos para reducir el grado de humedad en tu hogar. ¡Toma nota!

Favorecer la ventilación natural 

No hay nada más sencillo y fácil para regular la humedad en casa que la ventilación. Ventilar favorece que el exceso de humedad se expulse y se renueve el ambiente con aire del exterior. Pero no vale únicamente con abrir la ventana.

La mejor forma es la ventilación cruzada. Para ello, debemos abrir las ventanas que se encuentren en sitios opuestos del espacio que queramos ventilar, ya que así generaremos una corriente mayor de aire y de recirculación.

Si te encuentras en un lugar que no dispone de ventanas o aperturas para airear, puedes encontrar la solución en productos que absorban el exceso de humedad como nuestro Set Antihumedad. Este set cuenta con unas rejillas que permiten captar la humedad ambiente, evitando la sensación de frío y los malos olores, así como la proliferación de hongos y mohos.

Evitar el vapor de agua en el ambiente 

Con el cambio y la adecuación en algunos gestos rutinarios conseguiremos reducir la humedad. Para evitar que la humedad llegue y se mantenga en nuestro hogar, debemos tener en cuenta estos simples y sencillos consejos:

Tender la ropa en el exterior. Tenderla en el interior del hogar atrae la humedad al espacio e impide que la ropa se seque de forma correcta.

Ventilar el baño. Al ducharnos, generamos vapor de agua y vaho, con el consiguiente aumento humedad, por lo que si no tenemos un extractor de aire, debemos ventilarlo constantemente.

Cocinar con tapas cerradas y campana extractora. Cuando cocinamos sin tapar, el agua entra en ebullición y llena rápidamente la cocina de vapor. Para ello, es conveniente utilizar el extractor para eliminar el humo y retirar el vapor de agua generado al cocinar.

No tener todas las plantas en un espacio reducido, ya que esto favorece la producción y conservación del vaho.

 

Uso adecuado de la calefacción

El aire de la calefacción es más húmedo que el frío, por lo que cuando llega el invierno y encendemos la calefacción a temperaturas más elevadas de las recomendables, atraemos la humedad a nuestro hogar. Al aumentar la diferencia entre la temperatura interior y la exterior, se forman condensaciones.

Basta con que la temperatura no supere los 20°C para evitar la aparición de humedad en ambientes.

Esperamos que nuestros consejos te hayan servido para devolver el confort y bienestar a tu hogar.